La Vid, Vitis vinífera, es una planta trepadora, de arbusto leñoso muy cultivada en nuestras tierras para la producción del vino y muy valorada como ornamental para crear espacios de sombra y frescor para el verano.

La vid es un arbusto de hoja caduca, su tallo es leñoso y crece de manera retorcida. Si tiene donde asirse, la vid crece de manera trepadora. Sus hojas son grandes, palmeadas y frondosas, de color verde intenso.  Sus flores florecen en primavera formando racimos. Y la parte sin duda más apreciada de esta planta es su fruto, la dulce uva.

El cultivo de la vid es ancestral en la humanidad, en la antigua Persa, en el año 4000 aC se contaba ya la leyenda de que un pájaro trajo las semillas al rey Djemchid, quien cultivo la planta y guardó las uvas en un depósito real, donde fermentaron y fueron tomadas por una de sus mujeres quien momentos después se puso a bailar y cantar por el palacio. El rey nombro a esta bebida como “Darou é Shah” que significa “el remedio del Rey”.

En Egipto se creía que su Dios Osiris enseñó a la humanidad el cultivo del vino, en tanto que su mujer, la diosa Isis, diosa de la agricultura, se ocupaba de proteger y cuidar la producción del vino.

De todos nosotros es conocido Dioniso, dios del vino en Grecia, quien posteriormente pasó a llamarse Baco en la cultura romana, famoso por sus bacanales, fiestas populares donde el protagonista era el vino. Según cuenta una historia, Baco descubrió el vino un día en el que se sentó a descansar de camino a Naxia y descubrió a sus pies una pequeña planta que desenterró y quiso transportar consigo, para ello, primero la puso dentro del hueso de un ave, pero pronto la planta creció, Baco encontró entonces el hueso de un león, y puso la planta en él, pero al poco, fertilizada por la cercanía del Dios, la planta creció y se hizo insuficiente el espacio en el hueso del león, así pues Baco la transplantó a un hueso de asno, hasta que llegó a su casa y allí la plantó en tierra. Esa planta era la vid, que si se toma en pequeñas cantidades las gentes se ponen alegres y cantan como pajaritos, si siguen bebiendo, empiezan a comportarse como leones y aparecen los problemas y si abusan más todavía, acaban comportándose como asnos, haciendo tonterías y convirtiéndose en el hazmerreír de otras personas.

El vino y con él la vid ha sido una planta muy querida y cultivada desde siempre, de hecho el uso del vino está arraigado en nuestra cultura e incluso forma parte del ritual de muchas religiones. Pero la vid no solo nos regala el vino, las hojas de la vid son muy utilizadas en fitoterapia por sus múltiples propiedades medicinales. También de las hojas se elabora la flor de Bach del Vine para equilibrar estados emocionales. La uva y el zumo de uva también poseen fabulosas propiedades antioxidantes y medicinales. De la uva se elaboran las pasas, muy útiles para ayudarnos a cuidar y mejorar nuestra salud. Y las semillas de la uva y el aceite de semillas de uva son muy ricas en resveratrol, y poseen increíbles beneficios para nuestra salud. Vamos a estudiar todo esto con detalle en esta y en la próxima noticia de nuestro blog:

Las hojas de la vid:

Las hojas de la vid son especialmente ricas en resveratrol, cumarinas, rutinas, pectinas, betacarótenos y vitamina C. Poseen propiedades muy beneficiosas para nuestra salud.

La toma de la infusión o la tintura de las hojas de la vid, es especialmente buena para la circulación de retorno, las hojas son venotónicas y capiloprotectoras, refuerzan la pared de las venas haciéndolas más fuertes y resistentes, lo cual es una gran ayuda para el tratamiento de la mala circulación de retorno, las varices, los edemas de piernas y tobillos. Al mejorar la circulación en piernas también se evita la retención de líquidos y la acumulación de celulitis, por este motivo encontramos a la vid roja formando parte de muchos tratamientos anticelulíticos o adelgazantes.

Esta acción venotónica de la vid la convierte en un gran aliado para tratar y aliviar las hemorroides. Y especialmente buena en el tratamiento de la vista, especialmente la perdida de visión que va acompañada con la edad y que en gran parte es consecuencia de una mala irrigación microcapilar de los ojos.

La vid roja también posee propiedades antiagregantes, lo cual es una gran ayuda para el tratamiento de las personas con colesterol y arteriosclerosis, ya que evita que el colesterol se adhiera a las paredes de las arterias formando trombos y ayuda (siempre que se haga dieta y deporte) a rebajar los niveles de colesterol LDL.

En uso externo puede ser muy útil para cortar el sangrado de la nariz, podemos machacar sus hojas y hacer una pasta que colocaremos en la fosa nasal. También es muy útil para tratar los orzuelos y la conjuntivitis, para ello haremos una infusión de las hojas, la colaremos con colador de tela y con una gasa la aplicaremos sobre los párpados.

Flor de Bach Vine:

El remedio floral de Bach está indicado para personas que tienden a imponerse sobre los demás. Las personas Vine son personas muy fuertes, y seguras de sí mismas, es frecuente ver entre los vine que a lo largo de su vida han cosechado triunfos que los hacen sentirse en cierta manera superiores a los demás, no tanto porque hagan de menos al resto de personas, sino porque piensan que tienen una visión más acertada del mundo y de la realidad. Y teniendo esta visión más acertada sienten que es su obligación ayudar al resto. En la fase negativa, el Vine puede parecer autoritario, pues escucha poco a los demás, sencillamente siente que él tiene razón, que sabe cómo es el mundo y la mejor manera de manejarse en él, por ello, no necesita escuchar, pero siente que el resto de personas sí necesitan escucharlo a él. El Vine es ese gran patriarca que sabe qué es lo mejor para sus hijos y se esfuerza en hacérselo ver (o imponerlo), es esa persona que ha llegado lejos en la vida y que sabe cómo manejarse en el mundo de los negocios, y quiere imponer su visión a los demás. En esta fase más negativa, el Vine ni siquiera se plantea que haya otras visiones de la realidad, otra manera de entender las cosas, simplemente está la suya y dos tipos de personas los que quieren verlo y los que no. El Vine ayudará a estas personas a ser más tolerantes, a ser capaces de escuchar y de abrir sus mentes a nuevos puntos de vista, El aprendizaje Vine, lleva del tirano al líder, de quien intenta imponer su autoridad a quien es capaz de guiar y orientar con cariño y sabiduría y estimular con un buen liderazgo emotivo. Una vez en el estado positivo, el vine se convierte en un gran líder, cálido y cercano a la gente, que sabe ilusionar y motivar, que sabe hacer ver su sabiduría desde la cercanía, el cariño y la paciencia y que abre su mente a distintas formas de ver y entender la realidad.

Te podemos ayudar?
Llámenos al 96 652 29 84 o déjanos tu teléfono y contactaremos contigo.