¿CÓMO DETECTAR LA ARTROSIS??

Si tu cuerpo te está mandando mensajes, escúchale, ¡¡hazle caso!!, no ignores sus mensajes, son la señal de que algo no está funcionando como debería.

Si tienes dolor articular o limitación articular a la hora de realizar los movimientos, y sobrepasas de los 40 años, es conveniente que vayas a tu médico para que te confirmen si tienes artrosis o no. En algunos de los casos, la enfermedad ha provocado degeneración y deformaciones óseas, cuanto más perdure una lesión musculo-esquelética, más probabilidades hay de que sufras artrosis en el paso del tiempo, asegúrate de recuperar al 100 % las lesiones, no dejes pasar el tiempo esperando a ver si se recupera por sí solo, éste es uno de los principales errores que solemos cometer.

¿QUÉ ES LA ARTROSIS?

La artrosis, es el trastorno articular más frecuente junto con la artritis es la inflamación y el deterioro del cartílago articular del cual provoca que los huesos se vayan desgastando, en el momento que el cartílago es deteriorado, los huesos reaccionan y crea el crecimiento de osteocitos, provocando la deformación de la articulación.

Esta enfermedad degenerativa es más común en personas adultas, sobre todo a partir de los 40 años, cuando el cuerpo empieza a ralentizarse. A partir de los 70 o 80 los huesos y cartílagos ya no son alimentados como cuando éramos más jóvenes, así que casi todas las personas a esas edades, ya han desarrollado esta enfermedad tanto hombres como mujeres, es decir, no es un componente inevitable del envejecimiento.

Las zonas articulares que más lo sufren, son las articulaciones de los dedos, la cadera, los hombros, las rodillas y las vértebras de la columna vertebral.

¿QUÉ SUELE PROVOCAR LA ARTROSIS?

Las causas más probables son por movimientos repetitivos articulares durante años consecutivos; por el sobrepeso; ejercer demasiada presión en las articulaciones aumenta el riesgo; por golpes o lesiones provocados por accidentes; por impactos consecutivos sobre las articulaciones; como por ejemplo el correr (runing); en el caso de las mujeres, por la menopausia; en el caso de los hombres, por las rigideces y falta de elasticidad; enfermedades metabólicas; infecciones; etc…

¿CÓMO PUEDES REDUCIR EL RIESGO DE DISCAPACIDAD POR MOVILIDAD?

Estudios afirman que realizar hora semanal de ejercicio moderado reduce el riesgo de discapacidad de movilidad, y esto tiene su lógica, el cuerpo humano es como una máquina, a la que cuanto más tiempo perdure inmovilizado, más costará luego de arrancar, así que un consejo que os doy es, que no dejes que los dolores te impidan y limiten lo que tú quisieras hacer, con esto me refiero a que quizás vayas un poco más ralentizado y no puedas hacer las mismas cosas que hacías al mismo ritmo, pero no pares tu cuerpo, una vida sedentaria con una enfermedad como esta, solo te llevarà a empeorar. Oblígate a moverte, no dejes que las articulaciones vayan dejando de realizar su función cada vez más.

¿CÓMO REMEDIAR QUE VAYA A MÁS?

La artrosis es una enfermedad irreversible así que es importante que no esperes a que los demás intenten solucionarte el problema, pero si puedes recibir ayuda y hacer algo por ti y frenar su avance.

  • A parte del ejercicio que comentábamos anteriormente, realizarse masajes anestesiante suaves a base de friccionar de forma repetitiva la zona muy superficialmente, podría ayudar a rebajar el dolor y a drenar el exceso de líquidos acumulados en la zona. Podemos aprovechar y aplicar algún ungüento o crema que ayude a rebajar los dolores.
  • Acude a un masajista o fisioterapetua de vez en cuando para que te realice un masaje de descarga sobre la musculatura colindante a la articulación que sufre, y te mantenga los tendones y ligamentos flexibles.
  • Realiza movilizaciones sobre la articulación en todos los sentidos, flexión/extensión, lateralidad, rotación, pronación/supinación, …para ayudar a lubricar la articulación. Realízalo varias veces al día.
  • Practica ejercicios de rehabilitación para ayudar a ganar más movilidad a la articulación. Estando el cuerpo caliente (nuca en fío) haremos ejercicios de estiramiento para así ganar elasticidad y quitar presión sobre la articulación.
  • Por último, una cataplasma de arcilla con miel puede ir muy bien para calmar el dolor y rebajar la hinchazón. El preparado es tan sencillo como coger una cuchara sopera de miel que tengas por casa (mejor si no tiene sirope) y añadirla en un vaso, luego podemos utilizar cualquier arcilla (mejor la verde) en polvo e ir añadiéndola al vaso con miel hasta que se quede como una pasta. Una vez realizada la cataplasma, la aplicaremos sobre la zona articular que padece artrosis y la dejaremos reposar cuanto más tiempo mejor. Si la cataplasma se te ha quedado muy líquida, siempre puedes añadir un poco más de arcilla o, puedes cubrir la zona con papel de film.

Esto no va a ser pan comido, se necesita mucha constancia y consciencia. Realmente es como coger hábitos de por vida para tu cuidado.¡CONSIGUE CALIDAD DE VIDA, CUIDA TU SALID Y TUBIENESTAR!! Tu cuerpo te lo agradecerá.

 

Te podemos ayudar?
Llámenos al 96 652 29 84 o déjanos tu teléfono y contactaremos contigo.