El Naranjo (citrus x sinensis) o naranjo dulce es uno de los árboles más emblemáticos de la costa del mediterráneo, basta darnos un paseo por las costas valencianas y murcianas para sentirnos rápidamente embriagados por el sutil aroma de los naranjos en flor y la frescura del aroma cítrico de sus frutos.

El naranjo dulce es un árbol frutal de la familia de las rutáceas, árbol de tamaño mediano, copa redondeada, siempre verde, de hojas perennes. Florece en primavera y llena sus ramas de cientos de pequeñas flores blancas, la flor del Azahar.  El naranjo produce mucha cantidad de flores blancas que impregnan el aire de una suave y dulce fragancia muy embriagadora y que al  caer cubren el suelo de un manto blanco. Del naranjo se dice que es símbolo de fecundidad, pues crea muchísimas flores que conviven al mismo tiempo con el fruto, la naranja y las hojas. Un naranjo puede crear entre 300 y 500 naranjas por año.

El naranjo y la naranja trabajan sobre el segundo chacra, chacra de color naranja y que inspira la creatividad, este chacra se sitúa en el bajo vientre, justo donde se crea la vida. Y veremos que el nerolí y el azahar trabajan también sobre el chacra del corazón que simboliza el hogar y el amor.

El naranjo tiene una gran importancia en la antigua mitología clásica, según la tradición existía un jardín cuyos árboles daban manzanas de oro, era el jardín de las Hespérides, este jardín se hallaba en las montañas de Atlas, allí donde se oculta el sol y estaba guardado por bellísimas ninfas. Se decía que sus frutos, las manzanas de oro aportaban la inmortalidad a los dioses.

El naranjo nos regala muchas de sus partes tanto para ayudarnos a cuidar nuestro cuerpo como nuestra psique y también muy utilizado en cosmética. Del árbol del naranjo obtenemos por destilación de sus hojas el aceite esencial de Naranjo amargo. Sus flores, el azahar, son muy utilizadas en fitoterapia, también de la destilación de sus flores se extrae el aceite esencial de nerolí y una sutil preparación alquímica extrae la esencia floral del azahar. Por supuesto hemos de hablar también de su preciado fruto, la naranja, con sus propiedades dietéticas y de su cáscara utilizada también en fitoterapia y de la que se extrae el fresco esencia de naranja dulce, a la que dedicaremos íntegramente la noticia de la semana próxima. Vemos pues que este maravilloso árbol nos ofrece múltiples regalos, vamos a hablar de ellos:

Aceite esencial de naranjo amargo:

El aceite esencial de naranjo amargo, como estudiamos en nuestros cursos de aromaterapia, se extrae de la destilación de las hojas del naranjo, en concreto de la variedad del naranjo amargo. Este aceite posee un delicado aroma muy utilizado por perfumistas y en la aromatización de ciertos licores. A nivel terapéutico, el aceite esencial de naranjo amargo es un potente antiespasmódico, antiinflamatorio, calmante y relajante, antidepresivo y ansiolítico, tónico digestivo, tónico de la piel y cicatrizante. Muy utilizado especialmente para el sistema nervioso, en casos de estrés, nerviosismo o ansiedad, aporta serenidad y calma.

A nivel emocional actúa sobre el corazón, calma penas y tristeza, especialmente útil para personas que sienten tristeza y soledad, muy reconfortante después de rupturas sentimentales. También es muy útil para mejorar la comunicación, para las personas muy tímidas y para los miedosos.

Azahar:

La blanca y delicada flor de Azahar ha sido desde la antigüedad símbolo de pureza y virginidad, en la teogonía hindú Vadaba (en sáncrito significa “aroma de mujer”) era una sacerdotisa que se bañaba en agua de azahar. En las antiguas islas Fidji, la flor de azahar representa a la diosa del fuego que con su danza embriagaba a los hombres para devorarlos. En la antigua China ya la usaban las novias en su día de boda. En la época victoriana también la llevaban todas las novias pues no solo era símbolo de pureza sino también de fertilidad. Para los árabes el cultivo de los naranjos y la flor de Azahar eran muy queridos, en todos sus grandes jardines plantaban naranjos y tienen multitud de poemas alabando la pureza y el aroma del azahar. El nombre de Azahar proviene del árabe “az-zahr” que significa “flor blanca” y era símbolo de pureza y de amor, su nombre se asocia a la ciudad de las flores, Medina Azahara.

La flor de Azahar es rica en herperidina, un flavonoide que tiene propiedades calmantes y relajantes del sistema nervioso. El azahar es anlgésica, ayuda a calmar dolores, antiespásmódica, ansiolítica y calmante, antidepresiva, bactericida, antineurálgica, digestiva, afrodisíaca, y vasoprotectora. Como estudiamos en nuestros cursos de fitoterapia, en infusión la utilizamos especialmente por sus propiedades calmantes, para estados de nerviosismo, ansiedad y depresión, muy útil también en caso de migrañas o dolores de cabeza, para ayudar a combatir el insomnio y en problemas digestivo de origen nervioso que cursan con espasmos, dolor o irritación de las mucosas de todo el tracto digestivo.

Del azahar se elabora el agua de azahar, muy utilizado en cosmética pues hidrata, refresca y tonifica la piel, usamos esta agua como tónico para el rostro. También podemos usar el agua de azahar para aliviar la piel después de quemaduras solares. La infusión de azahar y su aceite esencial se utilizan para elaborar champús y tratamientos capilares.

Nerolí:

El nerolí es el aceite esencial que se extrae por destilación de la flor de Azahar, recibe su nombre de Ana María de Tremoille de Nerola, quien en el siglo XVI utilizaba el aceite de azahar para perfumar sus guantes y así embaucar a los caballeros que le besaban la mano.

El Nerolí posee un aroma embriagador, es rico en Linalol, geraniol, acetato de linalilo, beta-pineno, limoneno, nerolidol, trazas de antranilato de metilo.

El Nerolí posee propiedades calmantes y relajantes sobre el sistema nervioso, es ansiolítico y antidepresivo, ayuda a serenar y equilibrar emociones, regulador del corazón, digestivo, ténico de la piel y reepitelizante, antibacteriano. El aceite de Nerolí está especialmente indicado para momentos de alteraciones emocionales, shocks, crisis de ansiedad, nerviosismo y estrés, en estos momentos como estudiamos en nuestros cursos de aromaterapia, pondríamos unas gotitas de nerolí en las muñecas, el cuello y el plexo solar y haríamos respiraciones profundas sumergiéndonos en el aroma del nerolí.

El nerolí se utiliza también mucho en cosmética para elaborar cremas antiedad y regeneradoras e la piel.

A nivel emocional se utiliza para la tristeza y la melancolía. Actúa sobre el plexo del corazón, y ayuda a reponernos de las penas y de los estados melancólicos o depresivos. Favorece la comunicación y está indicado en los casos de miedo escénico y ayuda a hablar en público. También nos ayuda a salir de la rutina y nos abre a los cambios.

Esencial floral del Azahar:

La esencia floral del Azahar es una de las que perteneces a las esencias áureas, las esencias áureas son remedios vibracionales. La elaboración de estas esencias siguen procesos inspirados en la alquimia que elevan la resonancia y la vibración de las esencias. Es por esto que son excelentes remedios para liberar y aliviar bloqueos emocionales. Dentro de las esencias áureas existen tres sistemas: las Damas Áureas, las Rosas de Percival y las Flores del Alba entre las que se encuentra la esencia del Azahar.

La esencia del Azahar ayuda a liberar las tensiones emocionales que anclan nuestro inconsciente y nos limitan en el presente. Son capaces de eliminar miedos antiguos. Ayuda a eliminar estos bloqueos emocionales a través de los sueños, ayuda a entender el mensaje de los sueños. Muy útil en procesos de introspección, ayuda a clarificar el pasado. Ayuda a liberar del “psiquismo celular” lo que conocemos como “memoria celular” los bloqueos arrastrados del pasado. Útil también en tendencias adictivas y autodestructivas.

Te podemos ayudar?
Llámenos al 96 652 29 84 o déjanos tu teléfono y contactaremos contigo.