Todos tenemos ciertas zonas del cuerpo que suelen sufrir más que otras, ya sea un dolor puntual (agudo) o permanente (crónico), ¿pero por qué? Por un accidente, una lesión permanente e irreversible, por el trabajo, …? al final el cuerpo nos suele advertir de la zonas que no están bien para así no seguir forzándolas y poder recuperarse gracias a la vis curativa (autocuración), pero en cambio de hacer el reposo que necesita la zona para poder llegar a recuperar, es más cómodo tomarse un fármaco (que en momentos puntuales será necesario, pero habitualmente será perjudicial) para los dolores y seguir con nuestra vida y hábitos diarios. Esto lo único que está provocando en el cuerpo es que la lesión se vaya cronificando cada vez más por la acumulación de la sobrecarga en la zona, acostumbrando al cuerpo a convivir con ese dolor, adaptándose para no sentir ese dolor constante y desencadenando un desequilibrio en la estructura del cuerpo que, en el paso de los años, acabará afectando a otras zonas que anteriormente no padecían.

La lumbalgia o el lumbago se refiere a un intenso dolor en la zona baja de la espalda, muchas personas lo definen como si tuviesen una barra en la zona lumbar que no les deja flexionar (encoger) la espalda ni estar demasiado tiempo de pie. Aquí es importante recalcar que la postura, por lo general, es en lo que más influye en un lumbago, a la hora de conducir, de trabajar muchas horas sentado o muchas horas de pie, en movimientos repetitivos de agacharse y levantarse, y peor aún, si encima estás levantando peso sin mantener la posición correcta.

LA POSTURA

Es difícil mantener una postura adecuada durante tantas horas, inconscientemente el cuerpo tiende a compensar esa mala postura buscando la posición en la que la espalda está más cómoda y menos dolorida, esto durante muchas horas, acaba perjudicando la zona lumbar provocando un lumbago, donde el cuerpo está advirtiendo que, o corrige la postura, o refuerza la musculatura de la espalda fortaleciéndola para así sujetar y mantener las curvaturas y el eje central de la columna vertebral y cadera en su sitio, de hecho, cuanto más debilitada esté la musculatura de la espalda, más dolores irán apareciendo, por eso la importancia del ejercicio, solo y simplemente por tu salud y por tu bienestar.

¡Sí!  es un cambio de hábito que vas a tener que hacer, y que te costará, nada en esta vida es fácil si quieres conseguir algo, pero poco a poco, tu cuerpo te lo agradecerá y te lo pedirá constantemente porque es algo que el cuerpo necesita, sentirse fuerte para realizar cualquier tipo de esfuerzo físico.

¿MEJOR CALOR O FRÍO?

Habréis oído que para los golpes e inflamaciones lo mejor que va para el momento es el frío, el hielo, para ayudar a drenar ese exceso de líquidos acumulados, pero en este caso puede o no haber inflamación, en personas sanas que no tienen ninguna lesión diagnosticada, en la mayoría de personas, suelen padecerlo por la sobrecarga de la musculatura lumbar, con lo cual, no es necesario que exista la inflamación, simplemente las fibras musculares de la zona lumbar están contraídos por la sobrecarga y pierden elasticidad, por eso, cuanto más fría esté la zona, menos elasticidad tendrá, ya que el frío contrae las fibras musculares, por ejemplo, cuando te levantas por la mañana de la cama, se suelen resentir las lumbares “es como si tuviese una barra que no me deja mover”, por estar la zona inmovilizada durante varias horas y estar fría la zona, muchos estaréis de acuerdo en que durante el día, mientras la zona lumbar se mantiene caliente y activa, no suele molestar tanto, pero en el momento que llegamos a casa después de una jornada larga de trabajo, nos sentamos y descansamos, es decir, que dejamos de movilizar la zona y dejamos que se enfríe , otra vez ya nos está doliendo el lumbago, en estos momentos, lo mejor que podemos hacer, es aportar calor a la zona, ya sea con una cremita relajante muscular, una que ayude a aportar calor a la zona o incluso utilizar una almohadilla o un saco con semillas de los que se calientan al microondas.

El frío lo dejaremos para los golpes, en el caso de padecer de lumbagos por alguna lesión en los discos vertebrales o en las vértebras, también es recomendable el calor, el calor lo que hace es aportar más sangre, mas riego sanguíneo a la zona para aumentar la oxigenación de esos músculos, la sangre lleva las sustancias imprescindibles para los mecanismos de auto curación del cuerpo, así que, en estos casos, el frío lo descartamos, al igual que si sufres de lumbago a causa de una hernia discal o protrusión, aunque éstos estén provocando inflamación por un pinzamiento o por un desgaste articular, es recomendable el calor, aunque hayan diferentes opiniones entre terapeutas y especialistas, el frío y el hielo contraen la zona y al mismo tiempo contraen los vasos capilares venosos y linfáticos drenando el exceso de líquidos pero también contrayendo y dejando rígida y con falta de elasticidad la zona muscular y tendinosa.

RECOMENDACIONES, ¿CÓMO ALIVIARNOS UN DOLOR DE LUMBAGO?

  • Cuando vayamos a bajar la espalda, ya sea para atarnos los zapatos por ejemplo, o para coger algo que pese, siempre bajaremos flexionando las piernas y manteniendo la espalda recta y subiremos de igual manera, extendiendo las piernas mientras mantenemos la espalda recta sin curvar la zona lumbar.
  • Si te gustan los remedios naturales, puedes utilizar cataplasmas de arcilla con miel para aplicártela sobre la zona, ya sea tanto para el dolor como para la inflamación.
  • Intenta evitar dormir en decúbito prono (boca abajo), si duermes en decúbito supino (boca arriba) utiliza un cojín para ponerte debajo de las rodillas, y si duermes en posición fetal (de lado), coloca el cojín entre las piernas para crear una separación entre los muslos y que se mantengan en su línea, en su eje si perjudicar a la cadera.
  • Si tienes alguna cremita que te ayude a aportar calor a la zona, realízate un ligero masaje en la zona lumbar hasta que penetre la crema en la piel.
  • Realiza ejercicio físico para fortalecer la musculatura de la espalda, y cuando finalices el ejercicio, no olvides en estirar.
  • Te dejamos más consejos en este vídeo!!!

 

 

Te podemos ayudar?
Llámenos al 96 652 29 84 o déjanos tu teléfono y contactaremos contigo.