¿Qué significa realmente la expresión de “se me ha montado un músculo o tendón”? ¿Cómo lo podemos remediar?

Lo primero que tenemos que saber es como están formados los músculos y tendones para poder explicar bien este dicho erróneo que suele utilizar la gente cuando, en momentos puntuales sienten un dolor intenso en el músculo.

LOS MÚSCULOS

Si observamos el músculo detrás del tejido de la piel, y hacemos un corte transversal por donde pasa el músculo, podremos ver que éste está envuelto por una capa de tejido conectivo llamado epimisio, ésta recubre unas fibras que están agrupadas por fascículos llamadas perimisio, dentro de estas fibras nos encontramos con otras más pequeñas llamadas endomisio, y por último nos encontramos con la fibra muscular.

músculos Kyreo

 

LOS TENDONES

En el caso de los tendones, sucede algo muy similar, el tendón está formado por diferentes tipos de fascículos, si hacemos un corte transversal y observamos en un microscopio, lo primero que observamos es una serie de fascículos que recubren los microblastos, estos micriblastos están llenos de otros cuantos fascículos que envuelven las fibrillas, del cual también envuelven otras fibras llamadas subfibrillas, y por último, nos encontramos con las microfibrillas. Los tendones son mucho más fibrosos que lo que es el vientre muscular, se encargan de transmitir la fuerza del músculo a su inserción donde  permitirá el movimiento.

LA GRAVEDAD DE LAS LESIONES MUSCULARES

Dicho esto, podremos entender la gravedad de una lesión muscular o tendinosa; por ejemplo, una rotura total del músculo o tendón (rotura de todos los fascículos del músculo o tendón) será necesario pasar por quirófano para poder repararlo, pero en un desgarro parcial o de microfibras (es decir, la rotura de varias fibras de uno o varios fascículos del músculo o tendón), lo único que necesita el músculo es reposo absoluto durante unos días para así poder cicatrizar bien en el punto de la microrrotura. En el caso de las agujetas, a través de un microscopio, podríamos observar micro lesiones a nivel general en todos los fascículos del músculo, donde el cuerpo te advierte de que has sobrepasado el esfuerzo permitido de ese músculo y te pide reposo para poder recuperar; una vez recuperado el músculo, éste mismo se ha hecho más fuerte y se ha endurecido un poco más, e ahí la constancia del ejercicio para fortalecer tanto los músculos como los tendones.

CAUSAS Y SIGNIFICADO DE UN MÚSCULO O TENDÓN MONTADO

¿Una vez entendido como están formados los músculos y los tendones, volvemos a la pregunta de éste tema, que ocurre en realidad cuando oímos la expresión de “se me ha montado el músculo o el tendón”?  realmente lo que sucede, no es que se haya subido éste como tal, sino que a causa de un sobresfuerzo constante del músculo, un movimiento brusco del cual no le ha dado tiempo a reaccionar al músculo, los malos hábitos posturales, la falta de actividad física donde la musculatura se debilita, el estrés y otros factores como el frío, el músculo necesita advertirnos de que ya ha sobrepasado el esfuerzo que realmente puede ejercer el músculo creando un contracción fuerte sobre él donde las fibras y sus fascículos han llegado a su límite encogiéndose unos sobre otros formando como unos “cables o nudos” llamados contracturas, que no es más que la contracción muscular donde perdura por un tiempo, y que cada vez que queramos ejercitar ese músculo contraído y con falta de elasticidad, el músculo reacciona dando unos pequeños pinchazos.

CÓMO RECUPERAR UNA CONTRACTURA MUSCULAR

Su recuperación se basará en el reposo de dicho músculo, esto no significa que si tenemos una contractura en la zona de los gemelos, no podamos apoyar la pierna durante unos días no, sino que evitaremos subir cuestas ascendentes y evitaremos ejercicios que puedan repercutir en la zona. Pasados unos días podremos aplicar estiramientos constantes todos los días en la zona para recuperar la elasticidad del músculo y tendones, y así ayudar a soltar esa contractura, para hacer correctamente los ejercicios de estiramientos es imprescindible realizarlos bien, es normal que cuando vayamos a estirar el músculo lesionado, nos moleste o nos duela, ya que esa contracción muscular ha hecho que pierda parte de la elasticidad de dicho músculo, para realizar bien este tipo de ejercicio, junto con respiraciones profundas, buscaremos con la exhalación el estiramiento de dicho músculo hasta sentir que nos tira un poco (deberemos sentir molestias pero no dolor) a partir de ahí, mantendremos el estiramiento hasta sentir que nos deja de tirar, llegados a ese punto, podremos ganar un poco más de elasticidad repitiendo este mismo proceso las veces que se soporte, siempre y que no pasen más de 5 minutos, o volver a repetir este proceso al día siguiente.

Otro remedio que podemos utilizar, es el contraste de calor, es importante mantener la zona caliente para así mejorar el riego sanguíneo de la zona, donde ayudará a mejorar la situación de la contractura, aplicando cremas o aceites efecto calor, mantas eléctricas, saquitos calientes de arroz o semillas, etc…

En el caso de que el dolor persista, es recomendable acudir a un médico donde te puedan recetar relajantes musculares o dejarse en manos de profesionales adaptados a este tipo de lesión.

Te podemos ayudar?
Llámenos al 96 652 29 84 o déjanos tu teléfono y contactaremos contigo.