Llega el verano y con él, el calor, nuestro cuerpo nos pide líquidos y cosas frescas y nuestro paladar que estén riquísimos. Hoy vamos a daros ideas de cómo disfrutar en verano de refrescos, helados y bebidas naturales, muy sanas y buenísimas.

Porque comer sano va de la mano de comer bueno!!

Helados de frutas:

¿Existe alimento más completo que la fruta? Además de ser deliciosas y perfectas en cualquier momento del día, las frutas contienen gran cantidad de vitaminas y minerales que nos aportan fuerza y protegen nuestro organismo. Naranjas, plátanos, fresas, frambuesas, limones,… Además, siempre hay fruta de temporada, estemos en el mes que estemos. Sin embargo, en verano es cuando llegan algunas de las variedades más deliciosas del año. La lista es interminable, y todos tenemos alguna fruta favorita. Eso sí, tal vez no comemos suficiente fruta, al menos de modo natural. Pero eso tiene fácil solución!!!

Podemos elaborar múltiples recetas de helados con frutas es sencillísimo. En primer lugar tenemos que elegir la fruta o frutas combinadas que más nos gusten: sandía, plátano, melón, manzana y melocotón, albaricoques y pera, cerezas y manzanas, etc… Las batimos, y las aderezamos con canela, gotitas de esencial de vainilla o azahar y no es para nada necesario pero quien sea un amante del dulce puede edulcorarlas un poquito con azúcar moreno, aunque la fruta de por sí ya contiene mucho azúcar. Ponemos la fruta batida en un molde y al congelador, y ya tenemos un variado de polos de fruta.

Para los más creativos podemos hacer polos de colores, batimos primero una fruta de un color, por ejemplo fresas, llenamos solo dos deditos de la polera y congelamos, después añadimos fruta de otro color, plátanos por ejemplo, añadimos dos deditos más y volvemos a congelar y repetimos de esta manera el proceso hasta llenar la polera y obtendremos un polo de colores.

Smoothies de frutas:

 Elegimos una o dos frutas (resultan más buenos con una o dos frutas que mezclar muchas), las batimos, añadimos hielo picado, lo movemos todo y podemos aderezar con canela o una hojita de menta, depende de la combinación de sabores. Si os gustan las cosas muy dulces podéis añadir unas gotitas de estevia al batir las frutas. Si os gusta más cremoso podéis también añadir al batido un poco de leche de almendra o avellana, le dará un toque de sabor distinto. A partir de aquí, podemos elaborar miles de smoothies distintos hasta encontrar nuestras combinaciones preferidas.

Bebidas refrescantes:

 En verano necesitamos hidratarnos mucho, pero ya sabemos todos que las bebidas edulcoradas son un veneno para nuestro salud, por eso no queremos recurrir ni a zumos de compra, no a cocacolas, fantas y tantas otras bebidas con gas y azúcar (ni lights, que usan otros edulcorantes pero que para el caso es lo mismo).

Pero podemos hacer infusiones refrescantes y deliciosas para el verano. La naturaleza nos oferta miles de plantas, muchas de ellas con propiedades medicinales y que deben usarse sólo en caso de necesidad pero tenemos muchas otras que son buenísimas para la salud y que se pueden usar diariamente sin ningún problema. Os dejos aquí mis combinaciones preferidas: infusión de té verde, de albahaca y manzanilla, de espino blanco, de azahar con unas gotitas de zumo de limón, de menta y melisa (superrefrescante), de manzanilla y maría luisa, de té rojo con canela,…..

Podemos hacer miles de combinaciones. Hacemos las infusiones de las plantas elegidas, edulcoramos al gusto con miel y guardamos en la nevera. A la hora de servirlas es importante servirlas frescas y con hielo. Descubriréis unas bebidas refrescantes y de una gama de sabores deliciosos.

Granizados de frutas o infusiones:

 La famosa limonada no es más que zumo de limón con azúcar granizada, lo mismo podemos hacer con cualquier otra fruta: zumo de naranja, zumo de sandía, zumo de lima y manzana, zumo de plátano, etc… la fruta la podemos exprimir o licuar en licuadora y así obtenemos su delicioso zumo, una vez tenemos el zumo de fruta lo ponemos al congelador y vamos removiendo muy a menudo para romper el hielo que se va formando y que se granice y no se congele todo en una pieza. Lo ideal sería tener una máquina de granizados, pero sino, manualmente vamos moviendo cada poco rato hasta obtener el granizado que nos gusta.

Del mismo modo también podemos hacer lo mismo con las infusiones, elegimos la planta o plantas que nos gustan en infusión y en lugar de servirlas con hielo, las granizamos.

Sed creativos!!!! Este verano vamos a disfrutar de refrescos sanísimos!!!!

Rosana Ferre

 

Te podemos ayudar?
Llámenos al 96 652 29 84 o déjanos tu teléfono y contactaremos contigo.