Nuestro almendro, el árbol que con su floración anuncia la primavera, el resurgir de la naturaleza, del sol y el calor, de los aromas y los colores, del amor y la fertilidad, del nacimiento y la vida. El almendro que nos regla sus flores, sus frutos: las almendras, el aceite de almendra, la leche de almendra, el elixir floral del almendro para quienes no quieren crecer,…

El almendro (Prunus amigdalus) es un árbol frutal, de hoja caduca, suele medir entre 3 y 5 metros, aunque puede llegar a alcanzar los 10 m. Su tronco es liso, verdoso de joven para volverse grisáceo en la madurez. Florece con los primeros calores, entre marzo y abril y nos regala sus frutos entre agosto y noviembre. Posee pequeñas hojas de color verde intenso. Sus flores son hermafroditas (poseen el androceo y el gineceo en la misma flor), pueden crecer formando racimos o solitarias, son de color entre rosa y blanco en función de la variedad de cada almendro.

El almendro nos regala sus frutos las almendras, de gran valor nutricional. Existen dos variedades, los almendros que dan almendras dulces y los que dan almendras amargas (prunus amigdalus var. dulcis o var. amara). La almendra amarga es tóxica, posee amigdalina, una sustancia que en contacto con la saliva se convierte en ácido cianhídrico, un veneno muy peligroso, bastan 20 almendras en un adulto y 10 en un niño para tener riesgo de muerte. Por tanto, evitaremos siempre el uso de almendras amargas. Tened precaución porque aunque tengáis un almendro de variedad dulce, si éste es polinizado por un almendro de variedad amarga, también puede dar almendras amargas.

Propiedades de las almendras:

Las almendras son  muy ricas en proteínas, grasas de alta calidad, son ricas en vitamina E y B2, en Manganeso y Magnesio, calcio, potasio, cobre y fósforo. También son una buena fuente de carbohidratos y fibra.

Destaca de las almendras la gran cantidad de Magnesio que aportan a nuestra dieta. El magnesio es un mineral imprescindible para el correcto funcionamiento de nuestro sistema nervioso, una falta de magnesio hace que nos sintamos más vulnerables afectivamente hablando, más sensibles, nuestro sistema nerviosos se debilita, la toma de magnesio elimina la sensación de cansancio, aporta vitalidad y fuerza. El magnesio es un mineral también presente en nuestros huesos, cartílagos y ligamentos, por tanto para todas aquellas patologías de huesos y articulaciones, es imprescindible la toma de magnesio: en debilidad ligamentosa, gente que tiene mucha tendencia a hacerse esguinces y torceduras; en casos de artrosis y artritis; para prevenir la osteoporosis; para deportistas, para reforzar sus articulaciones; etc., es un mineral imprescindible. La falta de Magnesio también provoca contracturas y tensión muscular y falta de peristaltismo en nuestros intestinos y por tanto tendencia al estreñimiento.

Si alguien se siente con dolores musculares en la espalda, tiene tendencia al estreñimiento y nota falta de vitalidad e ilusión, debería pensar en tomas Magnesio. Las almendras junto con el cacao puro (no el chocolate normal, sino el chocolate con alto porcentaje de cacao puro, más del 80%) y el kiwi son alimentos muy ricos en magnesio.

Las almendras son una muy buena fuente de proteínas, entre un 20-25% del total de sus calorías son en forma de proteínas, por tanto son indispensables para dietas vegetarianas y veganas, para asegurar un correcto aporte de aminoácidos y proteínas esenciales para la regeneración y reparación de nuestros tejidos y para la actividad de nuestras defensas (entre otras muchas propiedades). Además son una proteína de alta calidad, pues al ser de origen vegetal contiene cero colesterol.

Las almendras también son muy ricas en grasas (entre el 30 y 35 % del total calórico), además son grasas de muy alta calidad, la mayoría de ellas son  monoinsaturadas. Estas grasas ayudan a proteger y mantener elásticas las arterias, evitando así la arterioesclerosis y con ello la hipertensión ligada a la esclerosis de las arterias. Ayudan a evitar que el colesterol se deposite formando trombos en las arterias y también ayudan a disminuir los niveles elevados de colesterol LDL (el “malo”), con lo cual, las almendras se convierten en un gran protector cardíaco.

Las almendras son una buena fuente de antioxidantes, aportan gran cantidad de vitamina E que protege nuestros tejidos frente a la oxidación y ayuda a mantenerlos más jóvenes y elásticos.

Las almendras son una buena fuente también de carbohidratos, de liberación lenta, esto, unido a su alto contenido en calorías ha hecho que la almendra (al igual que la mayoría de frutos secos) tengan una mala publicidad pues se dice de ellas que engordan. Vamos a analizar esto con detalle: 100g de almendras tiene 600 calorías, 100g de manzana, sobre 60 calorías, visto así, para perder peso, comemos manzanas y para engordar almendras, pero 100 g de manzana es media manzana pequeña, que básicamente aporta agua y glucosa y poco más,  que se digiere enseguida y no quita el apetito, mientras que 100 g de almendras es una bolsa entera, la ración normal es de 20g, que si calculamos rondan las 120 calorías, lo mismo que una manzana entera pequeña, pero aportándonos muchísimos nutrientes como hemos visto. Además las almendras  hay que masticarlas, son crujientes y son de digestión lenta, lo cual ayuda a aportar sensación de saciedad. Por no hablar de que son una muy buena fuente de fibra que también ayuda a la sensación de saciedad. Por tanto, bien equilibradas con el resto de la dieta se pueden tomar también en regímenes de control de peso.

Propiedades el aceite de almendras:

El aceite de almendras dulces se puede utilizar para consumo oral, de igual modo que utilizamos el aceite de oliva o de girasol, posee un sabor bastante neutro que no molesta ni cambia especialmente el sabor de los alimentos. No obstante, el aceite de almendras dulce es mucho más famoso por su uso tópico y estético.  El aceite de almendras es el más utilizado para hacer masajes, es bastante inodoro, y muy bueno para la piel. Se puede utilizar en bebés sin ningún problema. En los masajes se puede utilizar solo o aromatizado con aceites esenciales.

Es muy bueno para la piel, muy nutritivo, alimenta y aporta gran cantidad de vitamina E que protege a la piel de la oxidación (envejecimiento celular). Es emoliente y muy beneficioso en caso de piel seca y eccemas secos. También es útil en quemaduras y heridas para ayudar a regenerar más rápido la piel.

El aceite de almendras se utiliza mucho para el cabello, en forma de mascarillas aporta cuerpo y luminosidad al cabello y repara y nutre las puntas. Para elaborar una mascarilla mezclamos aceite de almendras con un huevo, lo batimos todo y lo aplicamos sobre el pelo, si tenemos el cuero cabelludo seco, también sobre la piel de la cabeza, si lo tenemos graso, lo aplicaremos solo sobre el pelo), lo dejamos actuar media hora y luego lavamos con un champú neutro. Después del lavado, podemos aplicar en las puntas un poco de aceite de almendras como suavizante.

Propiedades de la leche de almendras:

Desde hace tiempo se fabrica de las almendras una bebida vegetal de almendras que comúnmente llamamos leche de almendras. Esta leche es muy buena para aquellas personas que tienen intolerancia a la lactosa o que no les sienta bien la leche. La bebida de almendras es rica en proteínas, baja en calorías, buena en calcio, fósforo y magnesio, especialmente recomendable en niños en época de crecimiento, embarazadas y la tercera edad.

No posee gluten, ni lactosa ni colesterol, tiene alto contenido en vitamina E y también posee omegas y vitamina A y D.

Elixir floral de la flor del almendro:

El elixir floral del almendro pertenece a la segunda generación de los elixires florales. Se prepara igual que las flores de Bach o las flores del Mediterráneo. Es un elixir muy interesante pues nos ayuda a adaptarnos a las nuevas etapas de la vida. El paso de bebé a niño,  puede ser útil para ayudarles a adaptarse a las guarderías y colegios. En los adolescentes es muy útil, pues les ayuda a centrar su torbellino emocional. Cuando pasamos a la edad adulta y debemos encarar nuevas responsabilidades. Especialmente útil para cuando nos vamos haciendo mayores, para ayudarnos a aceptar el paso del tiempo y permitirnos abrirnos a las nuevas etapas de la vida con alegría y disfrutando plenamente de ellas.

Decimos que esta flor es el elixir de Peter pan, para todos aquellos niños que no quieren crecer, y para todos aquellos adultos que desearían volver a ser niños. Útil también para los adultos que se niegan a crecer porque piensan que eso es envejecer. Muy útil para aceptar el momento de la menopausia y la andropausia. Una vez alguien mayor me dijo que el secreto de la felicidad era saber adaptarse a cada nueva etapa que nos trae la vida y sacar lo mejor de ella. Justo está es la ayuda que nos brinda el elixir florasl del almendro.

Rosana Ferre.

 

Te podemos ayudar?
Llámenos al 96 652 29 84 o déjanos tu teléfono y contactaremos contigo.