Más de 650 músculos, más del doble de tendones, más de 200 huesos y más de 100 ligamentos….¿Todo esto para estar sentados o durmiendo??

Nuestro cuerpo es una máquina perfecta, tiene todas las estructura que le capacitan de la mejor de las maneras posibles para hacer sus funciones, si de algo nos maravillamos siempre que estudiamos anatomía y fisiología humanas es de la increíble perfección de nuestros sistemas. Nuestro sistema locomotor entre ellos.

Nuestro sistema locomotor, como su nombre indica fue diseñado para la locomoción, es por ello que tenemos más de 650 músculos, contando sólo los músculos estriados, aquellos que se encargan del movimiento de nuestro cuerpo, aquellos que movemos de manera voluntaria, pero además deberíamos contar todos los músculos lisos, los que no controlamos nosotros y que son los responsables de que se realice la digestión, la evacuación del intestino grueso, la apretura y cierre de esfínteres, la contracción o dilatación de las pupilas, la subida o bajada de la tensión, y mucho más!! Y todo ello sin olvidarnos por supuestos de otro gran músculo: nuestro corazón. Todo este complejo sistema muscular hace de nuestro cuerpo un organismo perfecto para el movimiento, el ser humano lleva más de 190.000 años por el mundo, y solo desde hace unos cien años, el ser humano ha cambiado todos sus hábitos: en lugar de andar viaja en automóvil, en lugar de escalar o subir escaleras usamos ascensores y en lugar de cazar o labrar los campos trabajamos dentro de casas u oficinas usando más los ordenadores y las máquinas que nuestros músculos, pero nuestro cuerpo sigue siendo el mismo, tiene la misma estructura anatómica que le fue de tanta utilidad al ser humano hasta hace nada.

Nuestro estilo de vida en los últimos cien o doscientos años ha cambiado muchísimo, y especialmente desde los últimos cincuenta años, con la aparición de las nuevas tecnologías como los ordenadores que nos han permitido una comunicación instantánea con todo el mundo, con todas las formas de datos y conocimientos, nuestra vida se ha vuelto en la mayoría de casos muy sedentaria, y este cambio ha sido muy rápido, a penas una generación. En apenas una generación, ni siquiera hay que andar hasta las bibliotecas a buscar información, tenemos a google; ya no hay que andar a visitar a un amigo, tenemos skipe; ya no hay que andar hasta la oficina, podemos trabajar desde nuestro ordenador; ya no andamos a ver paisajes hermosos, ponemos un fondo de escritorio; ya no andamos a por la comida, hacemos la compra por internet; ya no andamos a los mercados a intercambiar productos, tenemos a ébay; ni siquiera andamos hasta nuestro banco para guardar nuestros ahorros o pagar, tenemos a paypal; ya no andamos a hablar y cotillear con los vecinos, tenemos el facebook; ya no andamos  de compras, tenemos amazon,…. Y así podríamos estar páginas y páginas describiendo muchas acciones que ya hacemos sin movernos de casa, y ese es justo el problema. la gran patología del ser humano hoy en día es el sedentarismo, con más de 650 músculos, el cuerpo humano no está diseñado para estar 23 de las 24 horas del día sentados o acostados, está diseñado para correr, saltar, escalar, andar, moverse, bailar, cualquier cosa menos la quietud. Nuestros músculos son estructuras que trabajan con la flexión y la extensión, un esfuerzo continuado (como estar manteniendo una misma postura) durante demasiado tiempo creará sobre carga y tensión en nuestros músculos, pero no mover nunca alguno de nuestros músculos generará atrofia y debilidad y justo eso es lo que nos acurre hoy en día a la mayoría de nosotros, mantenemos posturas estáticas, delante de un ordenador, tras un mostrador, atendiendo una oficina, en un laboratorio, donde quiera que trabajemos siempre solemos mantener posturas muy similares, lo cual hace que siempre estén ciertos músculos en una tensión continuada y en cambio otros no los utilicemos nunca y se nos debiliten, pongamos un ejemplo: los brazos, siempre los movemos hacia adelante: escribir a ordenador, sostener el móvil, fregar los platos, planchar, aplaudir, lo que se nos ocurra, siempre adelante y a una altura de entre la cabeza y el abdomen, ¿cuándo levantamos nuestro brazos por encima de nuestras cabezas, cuando hacemos algún trabajo con los brazos hacia atrás? nunca o muy pocas veces, esto hace que músculos como el supraespisnoso, encargado de elevar nuestros brazos por encima de nuestra cabeza se atrofien y acaben calcificándose, o esto también hace que los músculos de la espalda como el romboides, trapecio o dorsal ancho se debiliten y tengamos por tanto molestias en la espalda y con los años desviación de columna (hipercifosis dorsal)

Nuestro cuerpo es una máquina perfecta para el movimiento, pero no lo es para el sedentarismos, es como si tuviéramos el mejor coche de carreras pero no lo sacáramos del garaje, en poco tiempo el coche se estropearía. La vida del ser humano ha cambiado muchísimo en una generación, pero nuestros músculos son los mismos. El sedentarismo nos trae atrofia muscular, y hemos de ser conscientes de lo que esto significa: nuestros músculos nos permiten movernos, pero también respiramos por la acción de los músculos inspiradores y espiradores, digerimos por los músculos digestivos, vamos al baño por la acción de los músculos del colon, nuestra sangre fluye por la acción del músculo del corazón y de los músculos de arterias y venas que frenan o impulsan la sangre cuando toca, nuestros ojos se mueven y ven por la acción de músculos, y nuestra garganta traga por la acción de músculos,… en todas las funciones de nuestros cuerpo intervienen músculos de una manera u otra, permitir la atrofia muscular de nuestro cuerpo es condenarnos a enfermar de mil maneras.

Nuestro cuerpo es una maquita perfecta, para el uso que fue diseñada, si cambiamos el uso, la maquina deja de ser perfecta. Tal vez el homo sapiens deba readaptarse a una forma distinta de vida, pero no puede hacer ese proceso en tan solo un par de generaciones. Este mundo va demasiado deprisa para la evolución de la especie.

Rosana Ferre

Te podemos ayudar?
Llámenos al 96 652 29 84 o déjanos tu teléfono y contactaremos contigo.