El café es un producto mundialmente conocido, es la segunda bebida más consumida por detrás del agua. Por este motivo, es objeto de estudio sus efectos tanto a favor como en contra de su consumo.

Nos aporta un punto de energía debido a la cafeína, una sustancia que actúa en el cerebro, bloqueando un neurotransmisor; que a su vez hace que aumenten otras sustancias como la dopamina o la norepinefrina, que nos hacen sentir más dinámicos y despiertos.

Pros y contras de tomar café:

Abusar de él puede dañar nuestra salud, por eso quienes entienden, aconsejan tomarlo de forma ocasional. Más de dos tazas ya puede afectar de forma negativa nuestro sistema nervioso, aunque, no todos lo toleramos igual, ese es el límite que debemos conocer cada uno… El café en su justa medida tiene efectos positivos.

El café es un diurético que arrastra muchas vitaminas y minerales, y nutricionalmente, no nos aporta nada.

Refuerza los efectos de los analgésicos, porque potencia sus efectos y activa la respuesta de algunos medicamentos, por eso muchos medicamentos llevan cafeína en su fórmula.

El consumo de café y más si abusamos de él, está relacionado con algunos dolores de cabeza.

Los filtros de café absorben unas determinadas moléculas que hacen aumentar los niveles de colesterol.

Su consumo puede dañar el tracto gastrointestinal y puede llegar a producir úlceras o diferentes irritaciones en el estómago e intestino. Además, puede producirnos agitación y ansiedad, dos estados de ánimo que afectan directamente el sistema digestivo. En contraposición a esto, al tomar café se libera una hormona llamada gastrina, que activa el proceso digestivo.

Hay pruebas que indican que el magnesio y el cromo que hay en el café, estimulan la insulina, que regula el azúcar en la sangre lo que favorecería el tratamiento de la hepatitis.

Contiene un ácido, que impide la absorción de glucosa en el intestino y mejora su metabolismo, lo que puede ayudar a personas con diabetes. También actúa sobre los niveles de estrógenos y testosterona pudiendo ayudar a prevenir la diabetes de tipo 2.

Otro beneficio que se le atribuye, es que quienes beben 3 o 4 tazas de café al día tienen menos riesgo de desarrollar enfermedades neurovegetativas como el Alzheimer o ciertas demencias.

Tiene propiedades antioxidantes, que nos protege de los radicales libres, que contribuyen al envejecimiento de la piel. También se utiliza en cosmética, porque favorece la circulación.

Es un antiinflamatorio natural, al favorecer la circulación sanguínea. Útil en dolores crónicos, como el dolor de espalda, cuello u hombros, normalmente provocados por alguna inflamación, actuando como analgésico natural.

Dicen que quienes toman café a diario tienen hasta un 20% menos de probabilidades de tener depresión.

Aunque se dice que el café es malo para el sistema cardiovascular, se ha comprobado que su consumo habitual pero moderado, puede reducir las posibilidades de padecer un infarto, y esto es porque reduce el calcio en las arterias.

Contraindicaciones de un consumo abusivo:

-Aumenta el ritmo cardíaco con palpitaciones.

-Aumenta la tensión arterial.

-Puede producir acidez estomacal.

-Puede producir nervios y ansiedad.

-Puede causar Insomnio.

-Un aumento de la necesidad de orinar.

-Molestias gastrointestinales.

-Úlceras estomacales.

-Dolor de cabeza.

-Más estrés.

-Cambios de humor, irritabilidad.

-Más apetito o pérdida de este.

-Diarrea o estreñimiento.

La adicción que genera es una sensación de dependencia, pero nada que ver con el efecto de las drogas o la nicotina. El café es, solo un estimulante. Llegó a considerarse una sustancia dopante durante unos años y estuvo prohibido en el deporte, después cambiaron las reglas y se autorizó a tomar solo una cierta cantidad.

El descafeinado no tiene ninguna contraindicación grave, como mucho un suave efecto laxante si lo tomamos en grandes cantidades.

El café no engorda y es mejor tomarlo solo, sin azúcar ni sacarina, además de no ser aconsejables para la salud, estos, desmerecen el sabor amargo del café.

Más de cuatro tazas cada día pueden dañar los huesos, principalmente en mujeres con menopausia. La cafeína y otras sustancias similares pueden desequilibrar el calcio.

El café tiene algunas ventajas, pero un exceso de cafeína puede ser malo para nuestro organismo, en el equilibrio está la clave.

Te podemos ayudar?
Llámenos al 96 652 29 84 o déjanos tu teléfono y contactaremos contigo.